martes, 16 de octubre de 2007

MADRE TIERRA, NO BURRITO DE CARGA.

al gore ha obtenido el premio nobel de la paz por su acción en favor del medioambiente a través de denuncias sobre el calentamiento global. en guayaquil vimos hace algunos meses su documental "una verdad incómoda" y ahora mismo, en estos días, se está realizando un foro sobre clima latino, que apunta hacia el mismo tema.
el gobierno nacional también ha tomado protagonismo frente al tópico con programas de cambio de focos regulares (que estimulan el calentamiento global y el mayor uso de energía eléctrica) por focos ahorradores, y pronto iniciará otro programa de reemplazo de refrigeradoras en comunidades pobres. todo ello es saludable y sobre todo ello se ha dicho tanto que tal vez sea repetitivo insistir en estas líneas.
el aporte del vendedor de sueños es de tipo filosófico y, como no podía ser de otra manera, lo inicio con una pregunta: ¿estamos cuidando a nuestro burrito de carga (el planeta) del calentamiento global? es decir, ¿toda esta bulla del calentamiento global y la ecología es porque nos vamos a quedar sin tierras para sembrar y para vivir? de ser así, lo que nos mueve es un asunto de conveniencia: si mi burrito de carga se enferma, no habrá quién lleve la carga.
la naturaleza, para quienes hemos tenido la bendición de haber recibido un ligero rocío de formación clásica, no es la pobrecita indefensa que hay que cuidar, ¡es la madre viva y enérgica que hay que respetar! la ecología y el cuidado del medioambiente debe ser un asunto, entonces, de respeto, no de conveniencia.
para el vendedor de sueños y sus respetables maestros de filosofía, el ser humano no es el rey de la creación, sino el último invitado a ella. todo lo demás es más antiguo, es más sabio. por eso el resto de la naturaleza (ya que el ser humano es parte de ella) debe ser tratado con respeto como se respeta a los padres, no con la compasión con que se compadece a un desvalido.
al cambiar la perspectiva de quiénes somos en medio de la creación, queda claro también que en el camino desde nuestra humanidad hacia los dioses está el resto de la naturaleza, por medio de ella hay que llegar, no cabe entonces irrespetarla ni compadecerla.
madre tierra, con respeto. no burrito de carga.
(la foto corresponde a parque nacional podocarpus, en loja. un refugio de paz.)

4 comentarios:

  1. gracias por enriquecer mis conocimientos.

    ResponderEliminar
  2. La antigüedad de la naturaleza es suficiente para rendirle respeto. Gracias vendedor este sueño si se lo compré

    ResponderEliminar
  3. Andrea Gómez N.18 octubre, 2007

    amén.

    ResponderEliminar
  4. Framncisco Espinoza08 enero, 2008

    Como recien las personas sienten esto es ahora cuando se preocupan de su "Burro de carga" que ya no trabaja igual que antes y si bien lo hacen por conveniencia, por lo menos se esta haciendo algo. Que seria del planeta si no hubiera conveniencia alguna, si por esto es que recien comenzamos a entender la importancia de este, cuanto hubieramos tardado en entenderlo por respeto?
    Digo esto ya que el ser humano es auto destructivo y que ni por conveniencia cuida lo que es importante, peor lo hara por respeto, pero no todo el mundo es asi y estoy seguro de que mucha gente esta pensando lo mismo que usted y por eso pienso que todavia hay forma de entender el verdadero significado de la madre tierra y de apreender a respetarla.

    ResponderEliminar