domingo, 21 de diciembre de 2008

A PESAR DE TODO Y DE TODOS.

jueves, faltando 48 horas para el evento, los alumnos fueron prohibidos de aceptar un auspicio de una firma comercial. las autoridades de la universidad, tal vez por considerarlo riesgoso para el buen nombre de la institución, prohibieron el acuerdo. además evaluaron la posibilidad de postergar el evento, aumentaron el pliego de requisitos para su realización y exigieron que al menos 4 profesores estén presentes el día del ágape para verificar el correcto desenvolvimiento del acto y la conducta monástica de los alumnos. corría el año del señor de 2008, en tiempos de s.s. el papa (digamos un nombre…) james I.
pero los alumnos no eran tales. es decir, no venían de la raíz latina a = sin, lumen = luz, es decir, sin luz. no. ellos se erigieron en discentes, o sea discípulos. y los discípulos no aprenden solo en las clases, sino siempre: son capaces de descubrir al maestro y de discernir las enseñanzas allende las siempre estrechas tapias del claustro.
la prohibición y los requerimientos de última data cayeron –como diría el maestro benedetti- “pesados como juicios”: el presupuesto de ingresos se desplomó en 40% y los gastos estaban casi todos realizados o comprometidos. por su parte el entusiasmo, ese capital incalculable, tembló. tembló de rabia.
en mi calidad de consultor empresarial, he visto más de un gran empresario o connotado profesional huir, cerrar las puertas, maldecir, salvar su parte, en suma, caer derrotado frente a situaciones tal vez menos graves. mis discentes no son así. ellos, como “el rayo que en junín rompe y ahuyenta la hispana muchedumbre que más feroz que nunca amenazaba a sangre y fuego eterna servidumbre” espantaron a sus propios miedos y se reunieron a analizar la nueva situación, 40 horas antes de un evento que llevaban 40 días planeando. entonces el discente fui yo: reprimieron sus reproches, ahogaron prontamente los pesares, recobraron el entusiasmo y la creatividad y, de pronto, estaban construyendo otro evento sobre los escombros del anterior. hacía tiempo, mucho tiempo, que no veía un cuadro tan inspirador en clases. tienen 18 años de edad.
el evento fue un éxito. duplicaron el objetivo de asistentes, duplicaron también el ardoroso trabajo organizativo y ejecutorial, presentaron 5 bandas de música,brindaron una parrillada exuberante a todos los asistentes, compartieron unas pocas cervezas, redujeron a cero el número de incidentes reprochables (ejemplo para otros eventos del mismo centro), recogieron cumplidamente la basura (ejemplo también), donaron comida todavía sin preparar y donaron también juguetes inflables que habían servido de decoración. pero sobre todo aprendieron y enseñaron mucho.

por ello ahora, desde la calma del equinoccio de verano, creo que todo lo sucedido el pasado jueves les permitió a mis discentes validar a nietzche cuando decía que “lo que no mata, fortalece”: los diques del jueves fueron superados por un río caudaloso, inteligente, resuelto. lo sucedido el pasado jueves les permitió también aprender que las trabas vienen siempre desde arriba –no importa con qué intención- y es desde abajo que se construyen los triunfos. lenin afirmó que “la comodidad y la opulencia cierran puertas que luego el hambre derriba”. no será solo al hambre de pan que se habrá querido referir el patriarca.

mis discentes aprendieron qué es un plan de contingencias, cómo se administra una crisis, qué es trabajo en equipo y el significado práctico de redimensionar un presupuesto. también sobre la humildad, esa gran maestra, y sobre el valor, ese gran estratega. no hay clase capaz de enseñarles todo eso, de hecho ahora mismo no se los enseñó nadie: lo descubrieron ellos. y, finalmente, aprendieron y enseñaron el maravilloso concepto de la resiliencia, que es una mágica fusión de entereza, serenidad y claridad para salir de los túneles más inhóspitos.

enhorabuena, entonces, por los diques del jueves y por las decisiones y personas que por acción u omisión obstaculizaron el evento. todo ello nos obligó a crecer. y ese crecimiento despertó en mí la admiración y gratitud hacia mis discentes de marketing II de 2008. para ellos mi mejor saludo porque se levantaron y triunfaron a pesar de todo y de todos. ellos validan mis sueños.

7 comentarios:

  1. Felicidades !!!
    carajo!!

    ResponderEliminar
  2. Ana Belén:

    Gracias Iván, de no haber sido por tu apoyo de ese día jueves, nos hubiese sido muy difícil salir adelante tan bien como lo hicimos, te agradezco una vida. Me alegro tanto que nos haya ido tan bien a pesar de todo y de todos, tanto así que todos estemos exonerados en el examen final de Marketing II, y que a la gerente general(osea yo) de la empresa se el entregue de una vez el título de Licenciada e Ingeniera de Marketing! jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. ablata causa tollifur effectus

    cuando muere la causa se va el efecto dice un antiguo latino..

    Se ve y brilla el hecho de que aqui la causa prevalecio ante la mala gana de los que poseen pequeños puestos de poder.

    Mantenerse firmes que esto recien empieza y que sepan que dieron ejemplo para nosotros los estudiantes y para aquellos que vieron la carne desde lejos..


    Felicitaciones y estaba espectacular la comida..


    PD: yo siempre me porto bien. =)

    ResponderEliminar
  4. las exoneraciones y las titulaciones no son el justo premio. son el honor y la satisfacción de haberse sobrepuesto a lo adverso, lo que verdaderamente compensa el esfuerzo.

    por tanto, darán no más el examen final y deberán cursar no más todas las materias pendientes antes de la anhelada titulación.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ivan!
    Todo valio la pena.

    ResponderEliminar
  6. Soy un padre satisfecho y complacido por el esfuerzo y resultado obtenido por los estudiantes de marketing II de 2008, entre los que se incluye mi hija.

    Considero que la exoneración sugerida es una gracia que se concede a los débiles, por lo que debería ser desechada, pues ustedes han demostrado que pueden vencer las adversidades y frente al examen a rendir estoy seguro que lo volverán a hacer y nos sentiremos todos aún más orgullosos por ello.

    La adversidad fortalece y lo han descubierto. No hay mejor manera de crecer que en ambientes complejos, así que, bajo el riesgo de la incomprensión, YO VOTO POR UN EXAMEN EXIGENTE.

    Con verdadero aprecio.

    ResponderEliminar
  7. Iván:
    te agradezco mucho por la confianza que nos diste, por habernos ayudado tanto, tantísimo a que el evento se dé!
    Fuiste tu quien siempre estuve dandonos tu apoyo y fuerza para seguir adelante!!
    Te agradezco muchísimo! espero no oigas a Pablo, no sabe lo que habla!

    ResponderEliminar