sábado, 29 de noviembre de 2008

LA DEUDA DEL PADRE DISPENDIOSO.

demetrio (con "d" de dispendioso) era un hombre de clase media, casado y con tres hijos. vivía en una casita pequeña y austera, con algo de estrecheces. un día lo visitó su vecino más pudiente, pongamos que se llama ricardo (con "r" de rico), para ofrecerle un préstamo. demetrio se sorprendió porque él no necesitaba el dinero, pero ricardo le explicó:
-tienes la casa mejor ubicada del barrio, es esquinera y puedes aprovechar aquello para poner una pequeña tienda, que te dará para pagarme el préstamo y para vivir mejor.
demetrio mordió el anzuelo y aceptó el préstamo, pero el negocio no fue lo suficientemente próspero y no tuvo cómo hacer los primeros pagos a tiempo.
ricardo se le volvió a presentar y esta vez le dijo lo siguiente:
-te traigo un nuevo préstamo por el triple del anterior, para que amplíes tu negocio y te compres un nuevo carro y nuevos electrodomésticos. además, voy a enviar a mi familia y a mis empleados a que te compren, pero deberás venderles la comida con descuento. eso sí: si no aceptas, tendré que denunciarte y llevarme algunos de tus bienes en pago por el préstamo que no has sabido administrar.
demetrio, un hombre poco cultivado y borreguil, aceptó el dinero y las instrucciones.
la historia se repitió varias veces: ricardo llegaba con más préstamos, más engaños y más amenazas. y demetrio, con tanto dinero en las manos, se volvió dispendioso, gastador, botarata. el negocio de la tienda (que ya era un pequeño supermercado), por su parte, no le daba mayores utilidades porque la mayoría de los clientes eran los empleados de ricardo y pagaban con descuento.
al cabo de poco tiempo, demetrio estaba metido en una deuda impagable y ricardo había logrado su cometido: evitar una tienda con precios reales en esa esquina y asegurar comida barata para los suyos.
los hijos de demetrio, una vez adultos, retiraron a su padre y asumieron el control familiar gracias a nuevos ingresos logrados por su trabajo. entonces un día le plantaron cara al millonario y le dijeron la verdad:
-usted engañó a nuestro padre, se aprovechó de su ignorancia, lo coercionó para que acepte algunos préstamos, le hizo firmar papeles fraudulentos, le cobró intereses sobre intereses, sobornó a los empleados de la tienda y lo corrompió ofreciéndole tanto dinero para gastos suntuarios.
-¡la deuda es legal, aquí están los papeles! dijo el millonario.
-¡pero no toda la deuda es legítima, no toda la deuda es moral! usted endeudó a nuestro padre para volverlo su títere. ahora nuestros hijos no pueden educarse dignamente porque el dinero del mes se va para el pago de la deuda, pero eso se acabó: desde hoy sólo le vamos a pagar los préstamos hechos con corrección. de lo demás, olvídese.
-¡entonces no les prestaré ni un peso más, ni les compraré nada de su tienda!
los hijos se retiraron triunfantes: con sus sueldos y con las ventas de la tienda a otros clientes y a precios justos, tendrían ingresos suficientes para mantener a la familia y pagar la deuda legítima. además ya no habrían despilfarros. y con la casa en orden, encontrarían una institución seria que les preste dinero para nuevos negocios bien planificados y rentables.
el padre ignorante, asustadizo y dispendioso del relato, me recuerda al ecuador -realmente a sus gobiernos- moribundo de las últimas tres décadas. el ecuador de nuestros días es diferente: es soberano, técnico y valiente.
pienso en los que se fueron porque no había oportunidades para ellos. espero que algún día todos sepan porqué y por quién no hubo oportunidades... y porqué ahora éstas empiezan a reverdecer, aunque todavía lentamente.
estamos en un momento histórico: estamos desnudando la deuda ilegítima y rescatando la soberanía, la dignidad y la verdad. si logramos dejarla en harapos ya será mucho. si logramos aprender la lección para que nunca más suceda, habremos -como nación- completado la tarea que la historia hoy nos asigna.

9 comentarios:

  1. Y PENSAR QUE SIEMPRE NOS DECIAN QUE TENIAMOS QUE SEGUIR PAGANDO, NO IMPORTABA DE DONDE SE SACABAN LO RECURSOS. NO HABIA COMO DESTAPAR LA CLOACA, QUE MUCHOS YA SABÍAMOS LO QUE CONTENÍA Y POCOS MUY POCOS, PERO CON TODOS LOS PODERES INCLUIDO EL ECLESIASTICO, NO LO PERMITÍA. AHORA SI MUCHA GENTE YA SABE LO QUE PASO. AHORA TOCA SABER SI SE CASTIGARÁ A AQUELLOS QUE NOS ROBARON LA ESPERANZA Y DIAS MEJORES A NUESTROS HIJOS Y NIETOS. PERO SOMOS UN PUEBLO CON MUCHA FE Y ESA FE TAMBIÉN NOS HACE MUY OPTIMISTA EN DIAS MEJORES.

    TERRY CHRISTIANSEN

    ResponderEliminar
  2. ANTONIO DÒLERA02 diciembre, 2008

    Muy buena la comparaciòn, pero un poco sesgada en la apreciaciòn final. Me pregunto: serà prudente la decisiòn de no pagar una deuda respaldada en papeles legales (aun cuando estemos todos de acuerdo en que fue inmoralmente adquirida) en desmedro de la imagen de seriedad en el cumplimiento de las deudas adquiridas? habrà "nuevos clientes" que confìen en un "tendero" que no cumple con su palabra? no seràn esos nuevos "clientes" y acreedores nuevos lobos vestidos con piel de oveja (Venezuela, Iràn, sòlo como ejemplos)? ya nos olvidamos de los "Pativideos"? No todo lo que brilla es oro...

    ResponderEliminar
  3. estimado amigo... lindo el cuento, ideal para los ninos que recien empiezan a entender sobre el comercio basico y sobre el uso del dinero.... pero me falto..
    Ecuador no era un tendero que tenia todo y no necesitaba nada...
    y la dueda externa no es Ricardo el estafador.
    Y el gobierno actual no creo que sea el hijo salvador....
    Y creo que hay muchas otras cosas mas que examinar... nos debemos una imagen, un mercado y compromisos legales.
    Sin duda es un tema un poco mas complejo y comparto cuando dicen que no todo lo que brilla es oro.
    Anita

    ResponderEliminar
  4. Buena vendedor, hacía rato que no escribía algo con tnto tino como nos tenía acostumbradas. ya mismo aparecerán los miedosos y los puritanos diciendo que debemos pagar por honor y por legalidad y otro poco de sandeces. ¡tembleques! ¡Flojos! Me ahorro algunos adjetivos porque sino el vendedor no me publica. LO QUE NO ES MORAL COBRAR, ES INMORAL PAGAR.

    sOY Cristina Zaldumbide

    ResponderEliminar
  5. Vio vendedor? ya empezaron las puritanas y legalistas. LO QUE NO SE HIZO CON MORALIDAD, ES INMORAL PAGAR, ¡INMORAL! Tenemos millones de niños que transformar en hombres Integros, sanos y educados. Los acreedores han medrado con nuestros papeles de deuda, han especulado, han sobornado. ES INMORAL PAGARLES.

    CZ

    ResponderEliminar
  6. Con el debido respeto a los demás comentaristas, la analogía es perfecta. No es para enseñarle a niños, sino principalmente a adultos que no conocen los entretelones oscuros de la deuda y que, con buena intención y principios morales creen que se debe pagar como muestra de honorabilidad.

    La deuda externa del tercer mundo es mayoritariamente ilegítima y, en algunos casos, colonialista y genocida. No pagarla es el mejor camino, pero el más difícil también. Pagarla es lo más fácil, pero lo peor que puede hacer un país que, como Ecuador, medianamente puede hacerle frente a sus necesidades de desarrollo sin los acreedores inmorales.

    Mi saludo respetuoso al autor y a los comentaristas.

    Alberto Ormazábal, desde Santiago de Chile.

    ResponderEliminar
  7. El sentido común debiera invitarnos a atacar las causas y así elimiar o reducir los efectos. El Padre Dispendioso y su familia debería estirar la sábana solamente hasta donde le dan las cobijas. No gastar más de lo que se gana; y si se quiere hacerlo focalizarse en producir más, no en seguir prestando más, hipotecando el futuro de la Patria. Talvéz las causas son de orígen humano mas que económico; intereses ocultos de personas que se benefician en el mismo gobierno por conseguir deudas que no benefician a nadie, o mejor dicho a unos pocos, corrupción, egoismo, ignorancia....Talvéz el problema se resolvería por tener Gobernantes más justos, más sabios, más chatrias, incorruptibles; formados para administrar la cosa pública con la altura y la preparación que tal responsabilidad implica.

    ResponderEliminar
  8. Despues de leer los comentarios anteriores, y por cierto muy respestuosos, termino recordando las frases de mi madre que cuando Yo era pequeño y escuchaba las discuciones de mi padre con sus amigos terminaban diciendo que discuciones de religión y Politica nadie tiene la razon. Despues de este pensamiento creo que lo que se haga con honestidad dignidad, sirviendo al projimo es valido, por favor no sean alarmistas, dejemos un pco de tiempo y los hechos han de contestar, lo que para unos pagar algo q no es ilegal para otros si lo es y viceversa. Mis derechos terminan donde empiesan los suyos vendedor de sueños (compadre), un abrazo a la distancia.
    Desde Orlando Florida
    Una persona que sueña tener un mejor pais (ECUADOR)
    JHHP

    ResponderEliminar
  9. En lo personal, aplaudo la accion del vendedor, al simplificar de manera tan amena, que podria decir que es un cuento(y ojala lo fuera), pero en fin. ES solo una manera de explicar lo que se a hecho.
    Po otra parte, una deuda que fue "obligada" a tener, a beneficios de empresas internacionales, y nada para el pais...le veo muchos ocnflictos, solo queda buscar la mejor manera de evitar el pago de lo ilegitimo..
    saludos.

    ResponderEliminar