jueves, 15 de enero de 2009

GRACIAS PAPÁ POR EL EJEMPLO.

hoy me acerqué a ventanilla y pagué. fue el último pago de una deuda de hace mucho tiempo.

el vendedor de sueños recibió la bendición de tener al mejor papá del mundo: papá nos quiso todo el tiempo, descansó sólo de tiempo en tiempo y trabajó toda su vida para que hubiera tiempo. tiempo, por ejemplo, para llevarnos a mi hermana y a mí al cole puntualmente y todos los días. eran unos pocos minutos al día, pero sumados a lo largo de toda la primaria y la secundaria nos dio el regalo maravilloso de su presencia que ahora tanto aprecio.

de seguro alguna vez tuvo sueño, pereza o desánimo, pero nos llevó al cole siempre. de seguro alguna vez estuvo dolido o enojado con nosotros, pero eso no le impidió llevarnos al cole con el mismo buen ánimo y la misma puntualidad de siempre. de seguro alguna vez estuvo chuchaque, enfermo o malhumorado, pero igual llegamos al cole a tiempo. de seguro algunas veces sus amigos le dijeron que nos envíe en expreso, pero no les hizo caso y nos llevó al cole. nos llevó al cole siempre.

horas de sueño se perdía papá, porque su sueño éramos nosotros, sus hijos. horas de compañía nos dio papá, horas que hoy no son posibles. tal vez lo calculó o lo presintió así papá.

por eso hace 16 años, cuando llevé al jardín de infantes a mi hijo por primera vez y dije que lo llevaría siempre, había empezado, sin darme cuenta, a pagar una de las muchas deudas que tengo con la vida: la de haber tenido a papá al lado mío todos los días de clases.

hoy llevé a mi hijo sergio al colegio por última vez. hoy rindió su último examen y el sábado será bachiller. luego de terminar este último recorrido, el de hoy, pasé por ventanilla y me dijeron que la deuda estaba pagada, que papá decía que la deuda estaba pagada.

estas palabras que ahora comparto con ustedes son pensadas para todos los padres que día a día veo que llevan a sus hijos al colegio con devoción. algunos en sus carritos viejos, otros en moto o en bicicleta, unos a pie, todos con amor. para todos un gran abrazo y el anhelo que no dejen de hacerlo, que no dejen de darle esos minutos maravillosos a sus hijos.

estas palabras no fueran posibles si no hubiera tenido al mejor papá del mundo. gracias, papá, por el ejemplo. este sí lo seguí.

4 comentarios:

  1. No tengo plabras...

    ResponderEliminar
  2. Al igual que Graciela, tampoco tengo palabras, pero felicito a Sergio porque comparte contigo eso de tener al "mejor papá", a su lado.
    Saludos, desde la Argentina para todos los que lean al vendedor.
    Laura Saez

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones a Sergio por una nueva meta alcanzada en su vida. A tí, por culminar esta etapa de manera tan hermosa y por ser un ejemplo de padre, un gran padre que se refleja en su maravilloso hijo; y a los dos por tenerse el uno al otro...

    ResponderEliminar
  4. Felicidades a Sergio por este logro, al vendedor por el fin de su deuda y a papá que está más allá del bien y del mal. un crack.

    ResponderEliminar