lunes, 2 de febrero de 2009

¿SE EQUIVOCÓ EL CONARTEL?

no. no se equivocó el conartel, se quedó corto.

el vendedor de sueños lleva 13 años estudiando mercados ecuatoriano y de otros 8 países de la región a través de todo tipo de técnicas de investigación de mercados: entrevistas, sondeos, focus groups, clientes fanasmas, censos, encuestas, observaciones no participantes, pruebas proyectivas, análisis de registros estadísticos secundarios, etc. y conforme pasa el tiempo, cada vez son más -y más exigentes- los clientes que nos contratan y los medios de comunicación que nos entrevistan. todas estas flores (que me incomoda escribirlas, pero esta vez son imprescindibles) sirven sólo para sostener mis asertos siguientes respecto a los errores del conartel en su regulación a la publicación de encuestas.

¿qué dispuso el conartel?

en su página web (http://www.conartel.gov.ec/) no consta hasta hoy domingo 01 de febrero el texto de la disposición, pero diario hoy (http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/conartel-sienta-un-precedente-peligroso-331509.html) presenta la noticia así: "... las consultas, encuestas o sondeos de opinión que se transmiten por las estaciones de radio y TV que no utilicen métodos y procedimientos estadísticos y que atenten contra la honra, dignidad y buen nombre de las personas están prohibidas."

mis aportes para la discusión:

sobre la fiabilidad de la noticia: no tenemos el texto oficial, sólo el que nos dan los mismos medios de comunicación que dicen sentirse afectados, por tanto habrá que desconfiar de su precisión o de que esté fuera de contexto. al menos el vendedor de sueños desconfía. y mucho.

sobre la naturaleza textual de la (presunta) disposicion: ¿no les parece saludable para la comunidad que se proteja la honra, la dignidad y el buen nombre de las personas de cualquier error voluntario o involuntario? ¿incluso de un error de percepción masivo?

sobre la metodología de las encuestas: las encuestas son una técnica de investigación de mercados que demanda muchos rigores: desde la definición del universo que se piensa investigar, pasando por la definición del tamaño estadísticamente representativo de la muestra, las características y composición de ésta, la elaboración de un cuestionario claro y sin sesgos, etc. no es tan sencillo como salir a la calle y preguntarle algo a 100 personas. la recolección y tabulación de datos es sólo una pequeña canoa en medio del océano de procedimientos previos y posteriores que es preciso conocer, respetar y ejecutar para asegurar que los resultados de la encuesta representen fielmente a la población.

sobre la operación de los medios de comunicación: muchos medios de comunicación, especialmente canales de televisión, suelen mostrar resultados de respuestas recolectadas de sus televidentes sin ninguna metodología científica. lo hacen más o menos así: envían cámaras a las calles, abren los micrófonos al aire y/o ponen a disposición números telefónicos y páginas web. reciben respuestas a preguntas que, a veces, ni siquiera están planteadas de forma técnica. luego tabulan las respuestas, las hacen porcentajes y ¡zas! a la claqueta: el 19% está de acuerdo con los nuevos aranceles y el 81% no lo está.

sobre lo peligroso e injusto de no tener una regulación al respecto: todo lo que dice un noticiero –todo- contribuye a formar la opinión pública. si parte de ese todo son opiniones ciudadanas transformadas en porcentajes, éstas lucen como representativas de la totalidad del país y, por tanto, aportan doblemente a formar -¿deformar?- la opinión pública, la suya y la mía. andrés seminario, en “la sociedad karaoke”, dice (el claro concepto es de él, las torpes palabras son mías) que lo que sale en tv es como la letra de una canción en una pantalla de karaoke: hasta quienes no saben de ella pueden repetirla. y luego que todos la repiten, es “real”. ¿alguna vez escucharon que hay 7 mujeres para cada hombre? pues no es cierto. en ninguna parte del mundo es cierto. somos mitad y mitad. ¿alguna vez creyeron –o siguen creyendo- que casi toda bolivia está harta de evo morales? pues no es cierto. hace dos meses preguntó en referéndum si querían que se vaya y el 64% respondió que no.

por lo dicho anteriormente, lo que hacen algunos medios de comunicación es, cuando menos, torpe e ingenuo. y cuando más, malintencionado. en cualquiera de los dos casos, están contribuyendo –intencionadamente o no- a deformar la opinión pública. nos están diciendo respuestas y porcentajes poco fiables que tendemos a tomarlos como de honda representatividad ciudadana, muchas veces los hacemos nuestros y empezamos a repetirlos o a actuar y pensar conforme a ellos. es como que, en el karaoke, nos pusieran mal la letra de la canción y la repitiéramos así incluso al día siguiente. al final habrá mucha gente que cante con versos cambiados.

¿y qué tal si la canción no tiene que ver con la opinión sobre el gobierno nacional, sino sobre la honra de una persona? porque la regulación del conartel se refiere a la protección del buen nombre de las personas. ¿le gustaría a usted que anuncien públicamente que el 81% de la ciudadanía cree que usted ha lucrado ilícitamente de un cargo público cuando en realidad no es así? ¿le gustaría que esa mala fama provenga de ciudadanos que llamaron por teléfono y opinaron sin siquiera conocer los pormenores reales del caso? a mí no me gustaría. la disposición del conartel nos protege. ella dice -ya lo puse antes:

"... las consultas, encuestas o sondeos de opinión que se transmiten por las estaciones de radio y TV que no utilicen métodos y procedimientos estadísticos y que atenten contra la honra, dignidad y buen nombre de las personas están prohibidas".

creo, sin embargo, que el conartel no sólo que no se equivoca sino que se queda corto: sólo se reguló a encuestas que afecten a la honra personal, pero deja sin tocar las que se usan para deformar la opinión pública. ¡eso también debe regularse!

de la misma forma que sólo un cpa puede firmar estados financieros para presentarlos al sri, de la misma forma que sólo un abogado o doctor en jurisprudencia puede firmar en un juicio, así mismo sólo una empresa de investigación de mercados reconocida ante algún ente de control, debe poder publicar -bajo firma de responsabilidad- una cifra sobre opinión pública.
muchas regulaciones nos hacen falta todavía a nuestro país en construcción, muchas.

5 comentarios:

  1. UNA VEZ MAS LOS MEDIOS DE COMUNICACION SON LAS VICTIMAS..
    LOS PAJAROS DISPARANDOLES A LAS ESCOPETAS...

    ResponderEliminar
  2. UNA VEZ MAS LOS MEDIOS DE COMUNICACION SON LAS VICTIMAS..
    LOS PAJAROS DISPARANDOLES A LAS ESCOPETAS...

    ResponderEliminar
  3. totalmente de acuerdo, vendedor de sueños.

    ResponderEliminar
  4. Un paso a la vez nos da seguridad; es mejor que tratar algo mas complejo, y que pueda desbaratarse por algun descuido. Despues de un año de esta publicacion, ya se ven otros progresos, verdad?

    ResponderEliminar
  5. no llevo una estadística sobre el tema, pero creo que la regulación ha sido muy saludable y ahora vemos menos de esas cifras alegres a las que hice mención en febrero de 2009.

    ResponderEliminar