jueves, 24 de julio de 2008

UN REGALO DEL PRINCIPITO.

es que el principito es un regalo para el alma. por eso quiero compartir con ustedes unas pocas frases de tan linda obra que mis hermanos acropolitanos maría y franz me enviaron días atrás.
"Las personas mayores aman las cifras. Cuando les habláis de un nuevo amigo no os interrogan jamás sobre lo esencial. Jamás os dicen ¿cómo es el timbre de su voz? ¿Cuáles son los juegos que prefiere? ¿Colecciona mariposas?. En cambio os preguntan ¿qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos tiene? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" (Tomado del capítulo 4)
la que le sigue es una metáfora maravillosa:
"No supe comprender nada entonces. Debí haberla juzgado por sus actos y no por sus palabras. Me perfumaba y me iluminaba. ¡No debí haber huido jamás! Debí haber adivinado su ternura, detrás de sus pobres astucias. ¡Las flores son tan contradictorias¡ Pero yo era demasiado joven para saber amarla." (Tomado del capítulo 8)


el último texto, el más extenso, es también el más hermoso. tal vez el término domesticar suene carcelero al principio, pero luego se vuelve sinónimo de amar. disfrútenlo.
"Entonces apareció el zorro:
Ven a jugar conmigo -le propuso el principito- ¡Estoy tan triste!
No puedo jugar contigo –dijo el zorro- No estoy domesticado.
¿Qué significa domesticar?
Es una cosa demasiado olvidada – dijo el zorro- Significa 'crear lazos'. Si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo.
El zorro continuó hablando: mi vida es monótona. Cazo gallinas, los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres se parecen. Me aburro, pues, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida se llenará de sol. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los otros. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra. El tuyo me llamará fuera de la madriguera. Como una música. Y como tú tienes cabellos de oro, cuando me hayas domesticado, ¡será maravilloso! El trigo dorado será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.
Sólo se conocen las cosas que se domestican. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercaderes. Pero como no existen mercaderes de amigos, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo, ¡domestícame!
¿Que hay que hacer? -dijo el principito.
Hay que ser muy paciente –respondió el zorro. Te sentarás al principio un poco lejos de mí. Te miraré de reojo y no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos. Pero, cada día, podrás sentarte un poco más cerca.
Hubiese sido mejor venir a la misma hora –continuó el zorro. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto;¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré a que hora preparar mi corazón. Los ritos son necesarios.
¿Que es un rito?. –dijo el principito.
Es también algo demasiado olvidado –dijo el zorro. Es lo que hace que un día, sea diferente de los otros días; una hora, de las otras horas.
El principito a las rosas: sois como era mi zorro. No era más que zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Adiós –dijo el zorro- He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos". (Tomado del capítulo 21)
gracias, maría; gracias, franz, por la llama.

6 comentarios:

  1. Bellos, bellos, bellos pasajes, del mejor libro que he leído en mi vida.

    De tanto en tanto lo agarro del estante y me lo devoro, simplemente para no perder la costumbre, para no perder sus enseñanzas, para no perder su esencia.

    Lo debo tomar con mucho cuidado, ya está viejito...

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. una luciérnaga24 julio, 2008

    ningún niño (ser de corazón puro) teme a una animal grande, se acerca a cualquier perro importándole nada que este sea más grande que él y se permite fantasear imaginando ser su amo, su mente vuela como un ave sin rumbo hasta el infelíz instante en que llegamos nosotros los adultos a cortar las alas de su imaginación balbuceando algo como -no lo toques, es malo y te morderá- Otra sería la historia de nuestras mentes y corazones si en lugar de sacar palabras depredadoras, dijéramos ¿te gusta? es un ser grande y fuerte, debes respetarlo y ser su amiga para tocarlo, es un rey de campos lejanos que ha venido para estar cerca de tí, que suerte que lo hayas encontrado...

    Sugiero intentemos volar y si acaso no lo logramos entonces no matemos las posibilidades del resto.



    La oscuridad es mi antítesis

    ResponderEliminar
  3. No me va a creer pero siendo sociales todavia no leo este libro... si es un insulto, pero gracias por mandarme estas pequeñas partes del libro, asi me animare mas rapido a leerlo.
    La verdad es que llega.
    saludos

    marie frances

    ResponderEliminar
  4. con mucha honestidad broder, tengo la "mala"/"buena" (decidelo tu) costumbre de leer este libro todos los años desde que estoy en 2do curso y lo lei la primera vez, siempre hay algo nuevo que antes no podia apreciar. pero por cuasialidadades de la vida este año me habia olvidado de hacerlo, bien por ti, me hicist acuerdo

    ResponderEliminar
  5. Juan Sebastian Moskera02 agosto, 2008

    "Las personas mayores se imagina que ocupan mucho lugar"

    ResponderEliminar
  6. al leer estos extractos de alquel libro que me enseño a volar sin alas inventadas, luego de 7 años he vuelto a reir como antes...

    gracias
    profe!

    ResponderEliminar