domingo, 27 de enero de 2008

ECOLOGÍA PRÁCTICA.

alicia, acaso la mayor compradora de sueños de este blog, recibió hace unos días un e.mail que ahora comparte con nosotros por su contenido ecológico. gracias por compartirlo, princesa. esperamos que sigas haciéndolo.
cuando llega la temporada de playa, nos sentimos atraídos por el mar.
multitudes (entre quienes me cuento yo) se reúnen en las playas buscando un contacto con las olas que nos proporcionan placer y descanso. pero la caminata del ser humano deja su huella fatal en las arenas de la playa:
millones de fundas de nylon y plásticos de todo tipo son tirados en la arena. el viento y las mareas se encargan de arrastrarlos hacia el mar, donde pueden permanecer varias decenas de años sin degradarse. las tortugas marinas las confunden con medusas, intentan comerlas y se ahogan con ellas.
millares de delfines también mueren ahogados… ellos no tienen la capacidad de reconocer toda la basura de los humanos. para ellos casi todo lo que flota sobre el mar, se come.
en los estómagos de pichones de albatros muertos es frecuente encontrar tapas de botellas plásticas y otros pequeños residuos del mismo material que pueden permanecer inalterados en el mar por más de un siglo. los pichones suelen ser alimentados por sus padres que no pudieron distinguir los desperdicios al momento de elegir los alimentos.

la próxima vez que vaya a su playa preferida, tal vez encuentre en la arena basura que otra persona dejó allí. no es su basura, es cierto, pero sí es su playa, su mar, su mundo. y usted debe hacer algo:
muchos padres juegan con sus hijos al juego de "¡vamos a ver quién consigue juntar la mayor cantidad de plásticos!" como forma de una inolvidable lección de ecología. otros, en silencio, recogen un plástico abandonado y lo llevan a sus casas. ustedes los verán pasar sonrientes sabiendo que salvaron un delfín.
¿se anima usted también a salvar uno? ¿o muchos?

1 comentario:

  1. ¿Princesa? wow... como que al vendedor de sueños le compraron por fin todos sus sueños!

    Felicitaciones!

    ResponderEliminar