miércoles, 27 de febrero de 2008

MÁS QUE UN AMIGO, UN PERRO.

tengo varios temas pendientes de comentar en este espacio-tiempo que comparto con ustedes: raúl castro, la campaña de la alegría, la ciudad inundada luego de 15 años de adoquines, sixto vizuete, entre otros que tengo en carpeta y que algunos de ustedes me solicitan amablemente. sin embargo voy a postergarlos todos para mostrarles estas fotografías reales de un hecho triste y hermoso ocurrido en alguna calle de alguna urbe de extremo oriente.

un automovilista había atropellado a un perro y éste está tendido en la calzada. las fotos muestran al can siendo asistido por su compañero que lo intenta remover con su patita.

















luego ladra y aúlla pidiendo ayuda.




















y finalmente monta guardia para proteger el cuerpo indefenso.

















no quiero intentar decir con palabras algo que las imágenes grafican de forma maravillosa e imperecedera. la nobleza no requiere descripciones. quienes tenemos perro en casa lo sabemos muy bien.
me animo solamente por incluir en este apunte el poema "perro", un soneto muy sencillo, pero muy pertinente para la ocasión. es de henry kronfle, poeta ecuatoriano.
Un mundo de expresión es su mirada.
Y un lenguaje, su cola en movimiento.
Su lamido es un beso al sentimiento.
Y con él, la familia es prolongada

Al escuchar del amo una llamada,
es el eco, su ser, en cumplimiento.
Y al despertar un hueso su contento,
su inefable humildad se ve pintada.

Compañero de amor en la tristeza.
Resignado guardián en el encierro.
Y lealtad, de la cola a la cabeza.

En consecuencia, se comete un yerro
(hiriendo al animal en su nobleza)
cuando al villano se lo llama perro.

gracias, sammy, por regalarnos tanto en casa. este apunte va en tu nombre.
(y gracias también a la mayor compradora de sueños de este blog, que me envió las fotografías de la nobleza.)

4 comentarios:

  1. El cariño que nos dan los animalitos es indescriptible. Benji me acompañó 16 años de mi vida, más de la mitad de ésta, y cada vez que estuve enferma él estuvo ahí acostado a mi lado a pesar de ya no ver ni oír nada , consecuencia de su avanzada edad. Quien diga que un perrito no tiene sentimientos o es inmune a dolor del alma es por jamás tubo un perro.

    ResponderEliminar
  2. El cariño que nos dan los animalitos es indescriptible. Benji me acompañó 16 años de mi vida, más de la mitad de ésta, y cada vez que estuve enferma él estuvo ahí acostado a mi lado a pesar de ya no ver ni oír nada , consecuencia de su avanzada edad. Quien diga que un perrito no tiene sentimientos o es inmune a dolor del alma es por jamás tuvo un perro.

    ResponderEliminar
  3. Tengo un aprecio enorme a todos los animales, pero los perros son otro nivel.

    Mis "pelus" (Pelusa y Candela) son mi mejor ejemplo. Siempre ahí para hacerme compañía, para voltearse pancita arriba y mostrarme su entrega y confianza total, siempre alertas y a mi defensa ante cualquier extraño, siempre dispuestas a limpiar mis lágrimas (y no es una metáfora), siempre ahí, siempre.

    Mucha razón tiene el poeta Kronfle cuando dice: En consecuencia, se comete un yerro
    (hiriendo al animal en su nobleza)
    cuando al villano se lo llama perro. Tengamos más cuidado y respeto cuando los mencionamos!.

    Alicia.

    ResponderEliminar
  4. Esas fotos me mataron Iván, se desgarró un latido por cada foto que vi.

    Por falta de tiempo no puedo tener un perro, mi mascota favorita, y más que mascota, compañero de vida. Desde chiquita los he adorado y han sido mis consentidos.

    Apenas tenga más tiempo que pasar en casa, tendré uno.

    Aparte, qué bellas palabras expresadas en ese poema. Completamente acertado.

    ResponderEliminar