domingo, 3 de mayo de 2009

CARTA A BENITO FLORO.

Guayaquil, 03 de mayo de 2009.



Señor
Benito Floro
Barcelona Sporting Club
Guayaquil, Ecuador


Señor Floro:


La campaña desarrollada por Barcelona Sporting Club bajo su dirección técnica es deplorable: de 13 partidos jugados, sólo ha podido ganar 4, ha empatado otros 4 y ha perdido 5. El promedio de goles marcados es inferior a 1.00 por partido y el de goles recibidos es de 1.08. Estamos a 8 puntos del primer lugar y sólo a 4 puntos del último, con un rendimiento de 41%. Ocupamos la nada honrosa octava posición (al noveno le faltan dos partidos por disputar) en una liga de 12 equipos. El adjetivo que utilicé al inicio es muy preciso: deplorable.


Es posible que las ligas y los títulos internacionales obtenidos en años pasados con el Real Madrid, Villarreal, Vissel Kobe, Monterrey y Mallorca le hayan hecho pensar que su solo talento sería capaz de lograr grandes transformaciones en nuestro fútbol, pero ya ve que hasta ahora todo va mal y espero que ya haya vislumbrado que este año no logrará nada importante en Ecuador. Creo, por tanto, señor Floro, que usted se ha sobreestimado. De buena fe, por supuesto. Me explico mejor: usted vio una pléyade de 15 jugadores jóvenes y tal vez se dijo "yo a estos chavales los puedo convertir en estrellas del fútbol internacional". Trece fechas después todo el país futbolístico sabe que eso no será posible porque en esos jóvenes no hay madera para sacar más de uno o dos. Y eso será posible sólo si se dan las condiciones de que puedan jugar en un equipo que no les cargue tanta responsabilidad, que no tenga tantas angustias y que cuente con una plantilla de muy buenos jugadores consolidados de los cuales puedan aprender. Nada de eso tiene Barcelona Sporting Club, usted lo sabe.


La forma en que usted diseñó este equipo a inicios de 2009 es equivocada: le sobran jugadores atrás, le faltan en el medio y también adelante. Los extranjeros que usted pidió o aceptó (es lo mismo para efectos de responsabilidad) no son los apropiados: Santillo es suplente de Banguera, Díaz es un volante como muchos, Román es menos que sus pares de otros equipos y Florentín viene de una para muy larga. Sólo allí ya está dando una ventaja de cuatro jugadores a sus rivales, y eso es muchísimo. ¿O acaso no preferiría usted tener dos volantes de ida y vuelta (un diestro y un zurdo) de nivel internacional y dos delanteros desequilibrantes también de primer nivel? Usted, como hombre de fútbol que ha recorrido décadas de éxitos y de fracasos, debe saber que con Nazareno, González, Valdiviezo, Mina, Anangonó, etc. no va a llegar más allá de un cuarto o quinto lugar. Usted debe saber que con los extranjeros actuales, su equipo es menos que Liga, Espoli, Nacional, Emelec y Cuenca, y seguirá siendo menos porque ninguno de sus jugadores (salvo Florentín que está logrando forma física) está en alza. El equipo per se, tampoco lo está: no le creo, con todo respeto, señor Floro, que estemos jugando bien. Tengo 30 años viendo fútbol todos los días y su equipo (realmente "mi" equipo) no juega bien, no logra oportunidades de gol, se diluye, se enreda, no demuestra superioridad, no arrasa; apenas ha logrado el 40% de los puntos que disputó. Tal vez sea el que más corre, pero esto (ironía de por medio) no es atletismo.


Señor Floro, váyase. Su presencia le hace daño a una institución gloriosa y amada en este pequeño país que tan bien lo ha acogido a usted. Por campañas menos deplorables que la suya aquí se ha vilipendiado, amenazado y ofendido a otros directores técnicos. Algún ángel tiene usted que lo protege, pero ya es hora que se vaya. Su proceso está por el camino incorrecto porque obvia una variable endógena y una exógena: no tiene jugadores y la afición está desesperada por un título. Su proceso, que creo que es bien intencionado, necesita de un equipo protagonista (de corto plazo, es cierto) que nos lleve a los primeros lugares. Dentro de ese equipo, un director técnico con su entereza -que a ratos es tozudez- tiene la gran oportunidad de insertar gradualmente a jóvenes cuyas condiciones propias y las del entorno les permitan cuajarse como futbolistas profesionales de primer nivel nacional y, tal vez, internacional. Proceso para el mediano plazo más protagonismo para el corto plazo, señor Floro, respetuosamente.

Señor Floro, sus decisiones (insisto: bien intencionadas) nos han hecho mucho daño: tenemos un equipo desbalanceado, débil, en algunas líneas muy vulnerable y, además, sin muchas posibilidades de reforzarse, tanto por la escasez de jugadores disponibles en el mercado nacional e internacional, como por el menguado presupuesto económico del club. Si sus decisiones hubieran sido acertadas a inicios de año, habríamos trabajado sobre lo positivo del año 2008 (que sí lo hubo) y, de a poco, sus correctivos y su proceso estuvieran dando resultados. Nada de eso se hizo. Prefirió usted desmantelar todo y empezar un proceso que más visos tiene de experimento ya que su pobre hoja de vida (en cuanto a títulos) así lo sugiere.

Señor Floro, su buen verbo y sus buenas intenciones no sólo que nos tienen en el octavo (pronto noveno) lugar, sino que tiene obnubilada a la mayor parte de los inexpertos y arrogantes dirigentes del club, que ven por sus ojos, transpiran por sus poros y repiten sus palabras. Eso no es culpa suya, lo sé: usted sólo ha dicho lo que pretendía hacer con el equipo y ellos han dicho que sí, a pie juntillas. No es culpa suya -esto no es ironía-, pero si usted se va, los va a obligar a buscar ayuda y a corregir. O a irse también.

Termino deseándole un corto y feliz resto de estadía en Guayaquil. Espero que la ciudad y el club lo despidan a usted como el cabellero que creo que es y que, conciente de que no es oportuno en nuestras tierras, se irá pronto a la suya. Espero también que haya llegado al final de la obra "Las cruces sobre el agua", de Joaquín Gallegos Lara, que declaró en una entrevista que tanto le había gustado. La obra se refiere, como usted ya lo sabrá, a un triste episodio de nuestra historia en el que ciudadanos que protestaban en las calles fueron asesinados y sus cadáveres echados al río Guayas. Los deudos debieron efectuar las honras fúnebres en el malecón y lanzar las cruces de flores a las aguas de nuestro río. No espere usted que el cadáver de Barcelona Sporting Club corra la misma suerte.

Le paso una, la del estribo: Juan de Ramos no seguirá en el Madrid para la temporada 2009-2010. Tal vez allí su presencia sea saludable.

Cordialmente,

Iván Sierra
Socio 44449

2 comentarios:

  1. que se lo lleve florentino pérez el madrid. ya, ahora mismo!!!

    ResponderEliminar
  2. Al Barcelona se lo conoce como los DINOSAURIOS, fueeeeron grandes...pero ya no existen. con todo respeto a quien le doy mis sentidos pesames? a floro, maruri o quien?

    ResponderEliminar