viernes, 25 de abril de 2008

EL CAPITALISMO, ¿ES MORAL?

andré comte-sponville (filósofo francés contemporáneo) disecciona los órdenes humanos, es decir algo así como los criterios de juicio de una sociedad medianamente civilizada como la nuestra, para responder a la pregunta que da título a este apunte y a su obra.
los órdenes humanos (un concepto que plasmó con brillantez pascal diciendo que es "un conjunto homogéneo y autónomo, regido por leyes, que adopta un determinado modelo, de donde deriva su independencia con respecto a uno o varios órdenes diferentes") que comte-sponville propone son al menos 4:
1. el orden tecnocientífico: es el orden de lo posible, de lo que las técnicas y las ciencias pueden lograr. en este orden se mueve, por ejemplo, la economía. y por tanto el mercado.
2. el orden jurídico-político: es el orden de lo legal, de lo que debe o no debe hacerse en pro del bien común. los cuerpos legales se pertenecen a este orden y sirven para limitar los excesos del orden tecnocientífico para que, por ejemplo, el estado cobre impuestos que le permitan hacer obra en sectores deprimidos a los cuales el mercado no atiende porque no es posible obtener utilidades de él.
3. el orden moral: es el orden de lo que debe o no debe hacerse en pro del imperio de lo bueno sobre lo malo. este orden, que es de tipo personal, pero también comunitario, impediría, por ejemplo que en un país se apruebe una ley que permitiera el aborto en cualquier etapa del embarazo por considerarla inmoral.
4. el orden ético: es el orden del amor a la humanidad. en este punto, el autor hace uso de una licencia semántica y vincula ética con caridad o amor. plantea, entonces, que el orden ético es el que, por encima incluso de la moral, genera acciones de desprendimiento generoso y sin fin de lucro. es el amor a la verdad, a la libertad y a la humanidad. el orden ético, a diferencia de la moral en que se actúa por deber, actúa por amor. el orden ético distingue a un filántropo desprendido de un moralista fariseo que dona porque es bueno hacerlo, no porque ame generosa y desprendidamente a los receptores de la donación.
luego hace un profundo y esclarecedor recorrido por las taras de querer superponer artificialmente a un orden inferior (digamos, el tecnocientífico) por sobre uno superior y, por ejemplo, pretender que la economía y el mercado dispongan el dictado de leyes en su solo beneficio. o al revés, y que los afanes éticos de un gobernante, procuren que los comerciantes y agricultores donen sus productos por amor al prójimo. ambas superposiciones son artificiales e inconvenientes para la sociedad.
sobre si el capitalimo es moral o no, recomiendo la lectura del libro para encontrar la respuesta de parte del propio autor. en este apunte sólo voy a anticipar que comte-sponville deduce que los sistemas, así como las empresas y lo inanimado, no pueden estar sujetos a una calificación moral (morales o inmorales), y que serían sus ejecutores (gobernantes, dueños, fabricantes, etc.) quienes debieran ser calificados en cuanto a la moralidad de sus actos.
¿más detalles? en "el capitalismo, ¿es moral?"; andré comte-sponville; paidós.

1 comentario:

  1. LOS ÓRDENES DEBEN LOGRAR EL EQUILIBRIO DEL SER ( PSICO-FÍSICO-SOCIAL) Y LOS SISTEMAS ECONÓMICOS DEBEN TENER COMO META ESA ARMONÍA. EL CAPITALISMO LATINOAMERICANO ES AMORFO. JAJAJA. NO FUNCIONA.

    MIRIAM.

    ResponderEliminar