sábado, 19 de junio de 2010

LA HERENCIA.

murió en lanzarote y nos dejó en herencia una isla desconocida y una cantidad insondable de nombres, muchos nombres; algunos dicen que estaban todos los que cabían en un registro civil. nos legó también una caverna donde habitan alfareros humildes, platón, caín y nobel. añádasele a lo anterior un evangelio humano, una epidemia de ceguera, otra de inmortalidad, un amor que traspasó las décadas y un autoexilio que evitó el silencio y fecundó la palabra.
el testamento señala que son nuestros sus ensayos, su poesía, sus entradas de blog, su recuerdo, su ejemplo, su pensamiento de izquierda, su frontalidad, su lealtad y su valor.
el hijo de vasco da gama ha levado anclas y se ha hecho a la mar. los pañuelos no se agitan en el puerto, están húmedos de las lágrimas de quienes, como el autor de estas líneas, disfrutaron y se conmovieron en balsas de piedra repletas de precisiones, de vértigo, de brillantez. en las bodegas del navío no habrá muchos signos de puntuación ni muchos entrepárrafos. habrá, eso sí, grandes reservas de libertad, acaso su rasgo más destacado, aquel que lo convirtió en un escritor incómodo que ejerció su condición de ciudadano del mundo para defender a las minorías más vulnerables.
sus cenizas quedarán en lisboa y lanzarote, sus palabras en los siglos y las causas que defendía esperarán la llegada de otro quijote.
buen viaje, maestro saramago. salude a mario benedetti en mi nombre.

1 comentario:

  1. Nos dejo la responsabilidad que tenemos los que podemos ver y no andamos ciegos, nos dejo un nuevos testamento escrito desde otra perspectiva que no cuenta la biblia....

    ResponderEliminar